3. LA INTERNET

  1. ¿QUÉ ES INTERNET?

Internet es una red de ordenadores conectados en toda la extensión del Globo Terráqueo, que ofrece diversos servicios a sus usuarios. En otras palabras es una red de alcance mundial que conecta muchos ordenadores.  Se le ha identificado con la siglas www que es un acrónimo de  World Wide Web, también conocido como la red de alcance mundial. Todos los servicios que ofrece Internet son llevados a cabo por miles de ordenadores que están permanentemente encendidos y conectados a Internet, esperando que los usuarios les soliciten los servicios y sirviéndolos una vez son solicitados. Como decimos, hay servidores para todo, los hay que ofrecen correo electrónico, otros hacen posible nuestras conversaciones por chat, otros la transferencia de ficheros o la visita a las páginas web y así hasta completar la lista de servicios de Internet. A menudo, un mismo servidor se Internet ofrece varios servicios distintos, es decir, un único ordenador puede ofrecer servicio de correo electrónico, transferencia de ficheros y servidor web.

También existe otro tipo de servidores que son los que se encargan de proveer de acceso a Internet a nuestros ordenadores, son los proveedores de acceso, los servidores a los que nos conectamos con nuestros módems. Cuando hacemos la llamada con el módem a los servidores que proveen el acceso entramos a formar parte de Internet y mientras mantengamos la conexión podremos acceder a todos los servidores repartidos por todo el mundo y solicitarles sus servicios.

Actualmente, con las conexiones por ADSL, en muchas configuraciones se ha suprimido el modem y añadido un nuevo dispositivo, que es el denominado Router. El Router se encarga de conectarse con el servidor de acceso a Internet y distribuye la señal para todos los ordenadores que estén conectados a la red local de tu casa u oficina, ya sea por cable o Wireless (Wi-Fi, conexión inalámbrica).

Se le ha identificado con la siglas www que es un acrónimo de  World Wide Web, también conocido como la red de alcance mundial

  1. HISTORIA DE LA INTERNET

Se ha dicho que la guerra ha contribuido a desarrollar invenciones que luego resultaron útiles para la Humanidad. En el caso de la Guerra Fría (el periodo de tensiones entre Estados Unidos y el bloque soviético que siguió a la 2ª Guerra Mundial) es bastante cierto. Recordemos la situación: las dos superpotencias participaban en la escalada atómica. Al tiempo, la carrera espacial no podía esconder, bajo sus llamadas a la aventura, el interés estratégico de la ocupación del espacio. En toda guerra la información es vital, y precisamente el origen de Internet fue la necesidad de un sistema de comunicaciones que sobreviviera a un conflicto.

La solución era una red compuesta por ordenadores en la que todos los nodos (o intersecciones) tuvieran la misma importancia, de tal forma que la desaparición de uno de ellos no afectara al tráfico: cada nodo de la red decidiría qué ruta seguirían los datos que llegaran a él. Por último, los datos se dividirían en “paquetes”, que podrían seguir distintas rutas, pero que deberían reunirse en el punto de destino.

La idea subyacente de la Web se remonta a la propuesta de Vannevar Bush en los años 40 sobre un sistema similar: a grandes rasgos, un entramado de información distribuida con una interfaz operativa que permitía el acceso tanto a la misma como a otros artículos relevantes determinados por claves. Este proyecto nunca fue materializado, quedando relegado al plano teórico bajo el nombre de Memex. Es en los años 50 cuando Ted Nelson realiza la primera referencia a un sistema de hipertexto, donde la información es enlazada de forma libre.

A principio de los años 60, la idea flotaba entre diversas instituciones americanas, como el Massachussetts Institute of Technology y la corporación RAND. Leonard Kleinrock del MIT publicó en julio de 1961 el primer trabajo sobre “conmutación de paquetes” (la tecnología que permitía dividir los datos y que recorrieran rutas distinas). El Pentágono, a través de su Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada (ARPA en sus siglas inglesas) financió la puesta en marcha de una prueba práctica. En 1969, el año que el hombre llegó a la Luna, se abría el primer nodo de la red ARPANET, en la Universidad de California en Los Angeles.

La historia podía haber quedado reducida tan sólo a una cuestión de ingenieros de telecomunicación y militares, pero por medio había gente interesada en otras cosas. El segundo nodo fue el del Stanford Research Institute (SRI), donde trabajaba Douglas Engelbart en un proyecto sobre “Ampliación del intelecto humano”. Engelbart había inventado el ratón para ordenador un lustro antes, y se preocupaba por el trabajo en colaboración a través del hipertexto. No era un visionario aislado: en el MIT, J.C.R. Licklider ya discutía en 1962 su concepto de “Red Galáctica”: un conjunto de ordenadores interconectados para dar acceso a almacenes de datos…

De modo que esta red, en la que participaban distintos centros de investigación, empezó a servir para algo realmente revolucionario: para comunicar personas, más que ordenadores. En 1969 apareció en la Universidad de California en Los Ángeles el sistema de RFC (Request for Commentaries: petición de comentarios), que permitía a todos los participantes en el proyecto opinar sobre las temas técnicos (aunque además de estos comentarios florecieron pronto discusiones sobre ciencia ficción). La cultura llegaba pronto al nuevo medio: en 1971 Michael Hart creaba el Proyecto Gutenberg, para crear y difundir textos electrónicos gratuitamente (el estándar ASCII databa de 1968). En 1972 fecha de la demostración pública de la red apareció el primer programa de correo electrónico, que pronto se convirtió en una de las aplicaciones más usadas: tres años después ya se discutía el problema de cómo bloquear el “correo basura”. A propósito: el primer emoticono [-)] se mandó en 1979. La recién creada herramienta de comunicación se empezaba a llenar de actividad humana…

Mientras tanto, el primitivo proyecto ARPANET se preparaba para unirse con otras redes: de satélite (el primero comercial se había lanzado en 1962), de radio terrestre, y de otros tipos, siempre y cuando compartieran la conmutación de paquetes. Robert Kahn introdujo esta “arquitectura abierta” en 1972: se la llamó Internetting, porque servía para la relación entre redes (net, en inglés). Es en 1983 cuando se considera que nació realmente la Internet, al separarse la parte militar y la civil de la red. En ese momento ya la compartían 500 servidores (ordenadores interconectados). En el mismo año se creó el sistema de nombres de dominios (.com, .edu, etc., más las siglas de los países), que prácticamente se ha mantenido hasta ahora. En la constitución y crecimiento de esta nueva “red de redes”  que pronto contó con nodos en Europa , las agencias federales norteamericanas prestaron mucho apoyo, financiando las infraestructura, por ejemplo. En 1984 William Gibson novelaba el nuevo mundo y acuñaba el término “ciberespacio”. Al año siguiente se forjaba Well, la primera comunidad comercial de usuarios.

Internet  surgió por el esfuerzo de interconectar la red ARPAnet del Departamento de Defensa estadounidense con varias redes enlazadas por medio de satélite y de radio. ARPAnet era una red experimental que apoyaba la investigación militar, en particular la investigación sobre como construir redes que pudieran soportar fallas parciales (como las producidas por bombardeos) y aun así funcionar. En el modelo ARPAnet, la comunicaron siempre ocurre entre una computadora fuente y un destino.

ARPANET desapareció como tal en 1989, pero muchas instituciones (de la NASA al Departamento de Energía) ya habían creado sus propias redes, que podían comunicarse entre sí. El número de servidores en la red superaba los 100.000. Ese mismo año Tim Berners-Lee, investigador en el centro europeo CERN de Suiza, elaboró su propuesta de un sistema de hipertexto compartido: era el primer esbozo de la WWW. Como el ARPANET veinte años atrás, su propósito era poner en comunicación a los científicos.

En 1992 con más de un millón de servidores en la red se creó la Internet Society, la “autoridad” de la red. Nacía como el lugar donde pactar los protocolos que harían posible la comunicación. Se trataba de una coordinación técnica, que no intervenía en los nacientes problemas de libre expresión: acababan de crearse la Electronic Frontier Foundation, defensora de los “ciberderechos”, y el más famoso sistema abierto de criptografía: Pretty Good Privacy.

Con la extensión de los ordenadores personales y el lanzamiento del primer navegador de la WWW popular, Mosaic, en 1993, ya había llegado el momento de “surfear la Web” (la expresión se registró por primera vez ese mismo año). Un chiste de Peter Steiner en New Yorker proclamaba: “En Internet, nadie sabe que eres un perro”. En 1994 se abre el primer ciberbanco. En 1997 ya hay 17 millones de servidores en la red… A partir de aquí las estadísticas se nublan: el tremendo crecimiento de la red, unido a la autonomía de su funcionamiento, hacen que grandes zonas de sus contenidos estén en la penumbra: según datos de 1999 el conjunto de los grandes buscadores de páginas en la Malla Mundial sólo conoce el contenido de menos del 50% de la red. La última iniciativa, Internet 2, propone crear un espacio aparte y de más calidad de comunicaciones para instituciones de investigación.

Europa seguía de lejos el desarrollo de la red en Estados Unidos. En realidad, el primer prototipo de red de conmutación de paquetes lo construyó en 1968 el Laboratorio Nacional de Física del Reino Unido, pero el impulso no se mantuvo. Noruega e Inglaterra tuvieron los primeros nodos en 1973, y no hay que olvidar que la idea de la Web surgió en el CERN suizo, aunque a finales de 1994 éste decidió interrumpir su trabajo de desarrollo de la WWW.

Sobre la baja calidad de las conexiones de España: “El canal de salida a Internet en España, muy estrecho según Intel”, LaBrujula.net, 29 de junio de 1999

Un factor que ha impedido un crecimiento de usuarios tan grande como el de Norteamérica ha sido el precio de las comunicaciones (en Estados Unidos y Canadá normalmente las llamadas locales son gratuitas). Una “tarifa plana” realmente económica y generalizada que parece que no llegará en España  sería una solución. Otras iniciativas de gran interés se perdieron al apostar por redes cerradas: el Minitel, implantado en Francia en 1981, cuando se regaló a quienes lo desearan un terminal para conectar a la línea telefónica, creció hasta más de 15 millones de usuarios, pero no tiene conexión a Internet (aunque ya hay en estudio vías de contacto), y ha supuesto paradójicamente un lastre en el desarrollo de la red en ese país. Otro problema en Europa es la mala calidad de sus conexiones a la línea troncal de la Internet. España  que está por detrás de Italia , tiene una línea trece veces menor que la de Holanda y de 33 veces menos capacidad que la de Inglaterra.

El ES-NIC para la gestion de dominios bajo .es es único, lo que existen son unos registradores españoles que registran sobre los genericos .com, .net y .org.

Pero .es lo sigue realizando el ES-NIC dentro de RedIRIS en forma de monopolio. Probablemente cambien las cosas, porque tanto desde dentro de RedIRIS, como fuera de ella, se ve la necesidad de un cambio.

En la prehistoria de la red en España está la creación, el año 1988, por el Plan Nacional de Investigación y Desarrollo, de un programa para la Interconexión de los Recursos Informáticos (IRIS) de los centros de investigación. Al principio lo gestiónó Fundesco (fundación de Telefónica). La RedIRIS fue el motor de conexión de ordenadores y formación de personas, y de ella surgieron muchas de las primeras iniciativas de redes que se produjeron en nuestro país. Desde enero de 1994 está gestionada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. La asignación de los nombres dentro del dominio .es es exclusiva suya.

El desarrollo de la Web o Malla Mundial en español empezó, paradójicamente, en un espacio prestado por una universidad de Norteamérica (la canadiense de Carleton), con un sitio , llamado SíSpain, que creó a fines de 1994 el entonces embajador de España en Canadá, José Luis Pardos. Pronto se demostró que un sitio web no era sólo una plataforma de servicios (daba información al público sobre los temas propios de la embajada), sino que podía tener una función política y propagandística. El día 9 de marzo de 1995, el gobierno canadiense apresó al pesquero español Estai, que pescaba fletán cerca de sus aguas. Cuando estalló la crisis internacional, el sitio web se demostró muy útil para informar e incluso combatir noticias tendenciosas del gobierno canadiense. La ciberdiplomacia había empezado…

En España la llegada tardía a la red se ha visto parcialmente compensada por acciones enérgicas de las instituciones públicas y por el patrocinio de las privadas. Las iniciativas más importantes se han dirigido al territorio de la lengua española (la segunda en importancia del mundo) y sus potencialidades de enseñanza y cultura. Entre ellas hay que destacar el Centro Virtual Cervantes (orientado a la enseñanza de la lengua y difusión de la cultura) y la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (nuestro “proyecto Gutenberg” particular pero que coincide absurdamente en su nombre con el anterior).

En el ámbito de la lengua española en Hispanoamérica, una misión similar a la de RedIRIS fue la que forjó la Red Científica Peruana. Hay mucha actividad en la Web en México y Argentina, pero en la actualidad parece que el español tiene una presencia comparativamente reducida en la Malla Mundial. Según distintas estimaciones sólo de un 2 a un 5 % de sus páginas estaría en nuestra lengua. Carecemos, de todos modos, de instrumentos fiables para el análisis cuantitativo y cualitativo de la actividad del español en la Red.

Aquel producto de la guerra fría se ha convertido (valga el juego de palabras) en el medio más caliente de la actualidad. Si la prensa, el teléfono, la televisión, la radio y el correo dieron forma al siglo que acaba, el que empieza nace bajo los auspicios de un medio que puede fundirlos y potenciarlos todos. Su fortaleza radica en los mismos factores que hacen difícil conocerlo y regularlo: la falta de jerarquía y la flexibilidad. Las sociedades que logren navegar en este medio estarán bien preparadas para el futuro…

  1. Características de la Internet
  1. Universal: Internet está extendida prácticamente por todo el mundo. Desde cualquier país podemos ver información generada en los demás países, enviar correo, transferir archivos, comprar, etc.
  2. Fácil de usar: No es necesario saber informática para usar Internet. Podríamos decir que usar Internet es tan sencillo como pasar las hojas de un libro, sólo hay que hacer clic en las flechas avanzar y retroceder.
  3. Variada: En Internet se puede encontrar casi de todo, y si hay algo útil que falte, el que se dé cuenta se hará rico.
  4. Económica: Si piensas lo que te costaría ir a varias bibliotecas y revisar 100 libros, o visitar varias tiendas para buscar un producto y lo comparas con lo que te cuesta hacer lo mismo en Internet el ahorro de tiempo y dinero es impresionante.
  5. Útil: Disponer de mucha información y servicios rápidamente accesibles es, sin duda, algo útil. Hay muchos ejemplos sobre cosas que son más fáciles a través de Internet.
  6. Libre: Hoy por hoy cualquiera puede colocar en Internet información sin censura previa, esto permite expresar libremente opiniones, y decidir libremente qué uso damos a Internet. Es algo importante que permite que las personas se sientan más libres y tengan más capacidad de reacción frente a los poderes establecidos. Pero también facilita el uso negativo de la red. Por ejemplo, la creación y dispersión de virus informáticos, de conductas antisociales, etc.
  7. Anónima: Podemos decir que ocultar la identidad, tanto para leer como para escribir, es bastante sencillo en Internet . Esta característica está directamente relacionada con el punto anterior, ya el anonimato puede facilitar el uso libre de la red con todo lo que esto conlleva. Entendido de forma positiva en anonimato facilita la intimidad y la expresión de opiniones. Aunque también facilita la comisión de delitos.
  8. Autoreguladora: ¿Quién decide cómo funciona Internet? Algo que tiene tanto poder como Internet y que maneja tanto dinero no tiene un dueño personal. No hay ninguna persona o país que mande en Internet. En este sentido podemos decir que Internet se autoregula o autogestiona. La mayoría de las reglas que permiten que Internet funcione han salido de la propia Internet.
  9. Un poco caótica: Después de lo dicho en el punto anterior parece un contrasentido decir que Internet es caótica. Es caótica en el sentido que no está ordenada ni tiene unas reglas estrictas de funcionamiento que permitan asegurar que todo funciona correctamente, fundamentalmente en el aspecto del contenido.
  10. Insegura: La información de Internet viaja de un lugar a otro a través de la línea telefónica. Por lo tanto es posible interceptar una comunicación y obtener la información. Esto quiere decir que se puede leer un correo o obtener el número de una tarjeta de crédito.
  1. NAVEGADORES Y BUSCADORES DE INTERNET

 

  1. BUSCADORES

 Qué es un buscador de Internet

Los buscadores de Internet o motores de búsqueda son herramientas que permiten recuperar la información almacenada en Internet introduciendo palabras clave para obtener las webs relacionadas con esos términos.

Al buscar una palabra en motores de búsqueda como Google, en realidad no realiza un análisis completo de toda la información almacenada en Internet, si no que consulta los registros de su base de datos para encontrar las páginas deseadas.

Los encargados de llenar las bases de datos de consulta de los buscadores son los llamados “robots“, unas complejas aplicaciones informáticas cuyo objetivo es visitar todas las webs disponibles en Internet y almacenar su URL, su nombre, su cabecera, el título, y la información disponible en ellas.
En esta web puedes encontrar, en una misma página, los buscadores de Internet en español más utilizados por los usuarios de la red, como GoogleAltavistaYahooMSN SearchHispavistaWanadoo y Lycos.

Puedes ver algunos vídeos explicativos sobre la búsqueda básica de Google:

  1. NAVEGADORES

 Qué es un navegador y cuáles son los más comunes

Un navegador es una aplicación que se instala en el ordenador y que permite visitar las webs alojadas en Internet. Como las webs son el servicio más utilizado de Internet, seguido muy de cerca por el correo electrónico, los navegadores webs tienen una gran importancia.

Las webs están escritas en código HTML, y para que los visitantes puedan visualizarlas correctamente necesitan un intérprete, que es lo que conocemos por navegador web.

Según los datos estadísticos del W3C desde enero de 2002, los navegadores más populares son Mozilla Firefox, Internet Explorer, Google Chrome, Opera y Safari.

DESARROLLO DE GUIA No 2  Y ÁLBUM

DESCARGUE EL ARCHIVO PARA IMPRESIÓN

descarga

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*